La ciudad sin imágenes

Juan Gallego Benot

El autor de este ensayo tiene una enfermedad en la mirada. Es incapaz de reconocer las caras y recordar los espacios. Camina y las avenidas se retuercen sin llevar a ningún sitio. Pasea y la memoria colapsa ante las plazuelas, los callejones y los parterres. Para él, la ciudad es un laberinto que se renueva a sus espaldas. Cuando se gira, ya es otra.

Su desconfianza hacia lo que cree haber visto le obliga a leer lo urbano con una lucidez burbujeante. Los problemas de la ciudad emergen entre las constantes remodelaciones, el turismo y la nostalgia castiza. Juan Gallego Benot inaugura aquí un tipo de flâneur en el que la ciudad recorrida carece de forma permanente. En su ausencia, la narración y la poesía vienen a ocupar el lugar de las imágenes. Estas páginas dicen recorrer Londres, Sevilla o Madrid, pero en realidad erigen su propia urbe. Un lugar levantado con inteligencia, atención y lenguaje.

Comprar libro

Ebook disponible en Casa del Libro  | Kobo | Kindle

Empieza a leer

Vista rápida

La isla desnuda

_ Lola Nieto

Lola Nieto alquiló una casa en Kioto. Estudió el idioma, escuchó el canto de los pájaros en el jardín abandonado del vecino y oyó el escupitajo de un anciano que cada mañana pasaba junto a su puerta. Allí, tras paredes correderas de papel y sobre los suelos de tatami, habitaba un espacio situado entre dos reinos sonoros. Se movía entre el español y el japonés al igual que las itako —las chamanas ciegas que viven en el antiguo volcán de Osorezan— van y vienen del más allá para hacer hablar a los muertos.

La isla desnuda nos embarca en una travesía de ida y vuelta: nos adentra en los kanjis; los santuarios del shintō y sus rituales; los daimones, las chamanas y los kami; las atrocidades que recorren la historia de Japón así como su teatro, su cine y su literatura. Y nos devuelve a una lengua materna, contaminada y extrañada, en la que de los sonidos de las palabras brotan racimos de significados impensables. En estas páginas, la escritora contorsiona el lenguaje y deshace su historia hasta invocar el origen de cada término. El resultado es un encantamiento en el que resuena el dolor por la enfermedad del padre, la ternura y el silencio.

La palabra de la autora cae en la página como una piedra en un río. La reflexión, el diario y el poema se congregan aquí como las ondas concéntricas que se dibujan sobre la superficie del agua. La precisión, la plasticidad y la imaginación auditiva que Lola Nieto combina en esta obra delicadamente monstruosa la sitúan como una de las ensayistas más sugerentes de nuestra lengua.

28 de agosto en librerías

Vista rápida