DIARIOS DE KOLIMÁ

En autostop por la Rusia extrema

Jacek Hugo-Bader

Traducción de Ernesto Rubio y Agata Orzeszek

 

Un viaje al infierno helado del comunismo

Premio English Pen Award

Traducido al inglés, francés, italiano

COMPRAR

Hay en la Rusia oriental una carretera mítica, una especie de Ruta 66 donde la Historia del comunismo más sanguinario se cruza con el carácter extremo de la temperatura siberiana y su inherente despoblación. Los mapas la denominan Autopista M56. Los locales la conocen, simplemente, como Trassa (La Ruta). Sin embargo, su nombre más legendario es el de Carretera de los Huesos, porque bajo ese pavimento maltrecho por el que apenas circula nadie están enterrados, para darle firmeza al suelo, miles de los prisioneros del Gulag que la construyeron por orden de Stalin.

El prestigioso reportero polaco Jacek Hugo-Bader, heredero de Ryszard Kapuscinski, ha recorrido en autoestop los 2.025 kilómetros de esta vía. El suyo no es solo un viaje al terrible pasado soviético que retrataron Varlam Shalámov o Aleksandr Solzhenitsyn. Es sobre todo un descenso al alma de las personas que hoy habitan este infierno helado. Hugo-Bader habla con los descendientes de los prisioneros. Escribe de estafadores y comerciantes de chatarra. De políticos corruptos y del crimen organizado. De intelectuales que sobreviven alimentándose de hongos y de espías y delatores. De chamanes y chequistas. De mineros que cavan fosas comunes mientras buscan oro, y de todos los adictos, convictos y héroes caídos que huyen de sus problemas y acaban en la región más fría y remota de Rusia, un mundo aparte donde la Historia es un fantasma que se niega a marcharse.

«Un magistral viajero en la mejor tradición polaca».

_ Oliver Bullough, The Daily Telegraph

 

«La narración está surtida de diésel, vodka y lágrimas. Hugo-Bader tiene talento para desenterrar historias humanas sucias y extraer de ellas oro».

_ Kapka Kassabova, The Guardian

Colección:

LOGO-CAJA-ALTA

El autor

Jacek Hugo-Bader (1957) es reportero del principal diario polaco, Gazeta Wyborcza. Ha trabajado como profesor, cargando camiones, pesando cerdos y como consejero matrimonial. Es experto en la antigua URSS y ha realizado numerosos reportajes recorriendo en bicicleta China, Mongolia y el Tíbet. En España ha publicado El delirio blanco. Por su trabajo periodístico, comparado innumerables veces con el del maestro de periodistas Ryszard Kapuściński, Jacek Hugo-Bader ha recibido en dos ocasiones el premio Grand Presse, y en otras dos ha sido distinguido con el máximo galardón de la Asociación de Periodistas de Polonia. Diarios de Kolimá, traducido al inglés, francés e italiano, ha sido premiado con el prestigioso English Pen Award.

Fragmento del libro

«Iván Ivánovich, traducido Juan, hijo de Juan. Es un don nadie ruso. Es como llamar a alguien en Polonia Jan Kowalski, en Chequia Pepik Vondráček o en Inglaterra John Smith. Incluso al maniquí que voló al espacio antes de Gagarin en la nave Vostok lo llamaron Iván Ivánovich. En los campos estalinianos era un insulto. Así es como llamaban a todos los catedráticos, escritores, artistas, ingenieros, activistas del Partido, profesores: la intelligentsia. En aquella época corrieron la peor de las suertes. Las sucesivas oleadas de purgas arrasaron con al menos la mitad de la intelligentsia rusa. Los fusilaron o los metieron en los campos. De esta manera se llevó a cabo «la monstruosa selección del periodo estalinista», escribe en sus memorias la antigua zek Vera Schulz, «que creó un nuevo género humano: sumiso, entumecido, desprovisto de iniciativa, callado». Nació el hombre soviético, el homo sovieticus, un individuo sin la más mínima pizca de rebeldía, (…) un ser sin voluntad, temeroso, indolente, afectado por el síndrome del silencio y del popútchik. Un ser que no aúlla cuando le duele el alma, sino que susurra su dolor a algún desconocido compañero de viaje. O lo anestesia con vodka».

 

Ficha del libro

Colección: CAJA ALTA
Género: Crónica
Formato: 14×21 cm
Páginas: 340
Año: 2018

Libro publicado con el apoyo del Programa de Traducción Polaco y la ayuda del Ministerio de Cultura y Deporte de España.

Lo que se dice del libro